martes, 5 de abril de 2016

ENCUESTAS: ¿ACICATE PARA EL PACTO PSOE-CHAVISMO?

Las últimas encuestas publicadas en distintos medios (lo mismo 'El País' que 'La Razón' y 'ABC') apuntan a una misma tendencia: de celebrarse hoy elecciones generales, PP y Ciudadanos subirían, el PSOE se mantendría en el mejor de los casos, y Podemos bajaría de forma más o menos considerable. De manera que la suma de los de Rajoy y los de Rivera alcanzaría la mayoría absoluta.

Así pues, no parece que la estrategia del estadista Sánchez, por mucho que sus corifeos y medios afines la presenten como propia de un líder arrojado, astuto y sagaz, le esté reportando nuevas adhesiones entre los votantes. Bien al contrario: sus movimientos, consistentes en meras actuaciones de cara a la galería y continuos y ridículos vaivenes, evidencian con cada vez mayor claridad su carácter políticamente estéril. A Rajoy, por su parte, su postura de permanecer firme e incólume y dejar que el rival se cueza en su salsa, tan criticada a derecha y a izquierda, no está resultando precisamente negativa para sus intereses electorales; mientras que la posición de Rivera, quizá no tanto de acercarse al PSOE como de facilitar un acuerdo de Gobierno, está obteniendo una valoración generalmente positiva entre su electorado potencial, cierto es, si bien los resultados demoscópicos de Ciudadanos hay que contemplarlos con prevención, dados los inmediatos antecedentes. En cuanto a Podemos, sus disensiones internas, acentuadas por su falta de consistencia como organización, comienzan a pasarle factura en mayor o menor medida.

Sea como fuere, esta coincidencia en un pronóstico que perjudicaría los intereses de PSOE y Podemos, podría precisamente significar un acicate para impulsar y acelerar el acuerdo entre esas mismas fuerzas políticas que, según las referidas encuestas, se encuentran en horas bajas. Y 'como sea', dadas las circunstancias y, sobre todo, la situación cada vez más delicada del todavía líder socialista, que muy difícilmente resistiría a un nuevo fracaso. Permanezcamos atentos a la pantalla.

Porque las pruebas documentales de lo que no es sino un secreto a voces, la financiación del régimen bolivariano de Venezuela al partido o 'movimiento' de Iglesias Turrión, bajo firma y cuño del mismísimo Chávez, no cambiarán el panorama. Aun así, el chavismo hispano continúa siendo objeto de deseo: tanto de quien aspira a presidir España (o más bien a sobrevivir políticamente con ello) para construir un Gobierno de 'cambio progresista'; como de algún pretendiente a vicepresidente que busca su abstención bajo el subterfugio de poder llegar a acordar medidas de 'regeneración democrática'. Cosas veredes, amigo Sancho...