domingo, 8 de noviembre de 2015

ALBERT RIVERA TIENE UN PLAN (O ALGO ASÍ)

Entrevista del periodista Manuel Buitrago a Albert Rivera en el diario La Verdad de Murcia, con motivo de la visita del 'emergente' líder de Ciudadanos a la región murciana:

Pregunta de Buitrago: 'Habla de un plan hidrológico indeterminado, sin precisar. Aquí hay un acueducto que proporciona agua a la Región de Murcia, Alicante y Almería, pero que cuestiona Castilla-La Mancha. ¿Se moja para decir si es partidario de mantener esa infraestructura o no?'.

Respuesta de Rivera: 'Mire, yo no soy técnico hidráulico. Como posible presidente del Gobierno quiero sentar a la mesa a los ciudadanos y trazar un plan para 30 o 40 años. No para un cuarto de hora o unas elecciones. Eso ha hecho que tengamos siempre gente prometiendo agua. Soy catalán, he visto ese debate con el Ebro y he defendido desde hace nueve años que tiene que haber un plan hidrológico. Y claro que el Ebro y que el Tajo-Segura, que los ríos de España son parte de la solidaridad del país. Lo que pasa es que también tengo una conciencia, y tenemos que hacer eso sin cargarnos otras cosas. Por ejemplo, en el caso del delta del Ebro está el debate medioambiental o en otros ríos los caudales ecológicos. No digo que vaya a ser fácil, pero no podemos seguir así. Es lo que ha pasado en los últimos años, y Murcia ha sido el ejemplo de la utilización política y de hacer debates muy encendidos'.

He reproducido pregunta y respuesta en su integridad, tal y como aparecen en el periódico, para que no haya lugar a acusaciones de manipular; a las que, además, son tan dados por aquellos pagos de 'la nueva política' cada vez que se les deja en evidencia. Pues bien: a uno, tras leer este intercambio de impresiones, le mueve la siguiente reflexión: ¿tan difícil le resulta al señor Rivera pronunciarse con claridad sobre un trasvase como el Tajo-Segura, afortunadamente consolidado (por ley, y bajo el actual Gobierno del PP) y absolutamente básico para el desarrollo económico de Murcia, Alicante y Almería nada menos que desde 1979, cuando llegaron a la cuenca del Segura las primeras aguas procedentes del Tajo?

Es más: ¿es de recibo responder con un 'mire, yo no soy técnico hidráulico' acompañado de una ristra de lugares comunes ('sentaré a todos en una mesa', 'un plan que no sea de un cuarto de hora', 'sí, pero hay que proteger el medio ambiente'...), máxime cuando ha venido a Murcia presentándose como el gran 'vertebrador' de España y portador de un plan, tan supuestamente definitivo como inconcreto, que resolverá el problema del agua? ¿Sería concebible una contestación de tono tan displicente en un político del PP o del PSOE sobre materia tan sensible en la mismísima Murcia y sin que se lleve la correspondiente reprimenda mediática y política?

Aviados estamos con el adanismo de ciertos salvadores de la patria.