domingo, 23 de noviembre de 2014

HAY QUE DEFENDERLA, NO MANOSEARLA


En ‪#‎ElPulso‬ de los sábados en La Opinión de Murcia, mi contrincante Carlos Rodríguez Ibáñez planteó el siguiente debate: ¿es necesaria una reforma constitucional? He aquí mi respuesta en forma de breve artículo.

Los españoles recuperamos las libertades y nuestra soberanía política y nos dimos en 1978 una Constitución de todos, tras enterrar tantísimos años de enfrentamientos cainitas y alcanzando un consenso nacional ejemplar. No deberíamos desperdiciar tan precioso legado, que además dio paso al periodo de mayor estabilidad política, prosperidad y progreso de nuestra historia. Sin embargo, el populismo ´podemista´, emergente al calor de una crisis larga pero coyuntural, aboga, no por la reforma puntual, sino por la tabla rasa para, al modo de su venerado Chávez en Venezuela, imponer sus reglas de juego a la mitad de España: sería volver a las andadas de antes de 1978. Por su parte, el PSOE, siempre acomplejado ante los nacionalismos, cree que con calificar de ´federal´ al muy descentralizado sistema autonómico contentaríamos a quienes solo se contentarían con romper la unidad de España. El momento político actual requiere defender nuestra Constitución, y no manosearla.