martes, 7 de octubre de 2014

DE FÚTBOL Y DE MEDICINA...

Desde que se tuvo noticia del primer caso de ébola fuera de África, que por desgracia ha tenido lugar en España, surgen por doquier en tertulias televisivas y radiofónicas y en las redes sociales de Internet tal cantidad de epidemiólogos y expertos en protocolos (sanitarios) que sientan cátedra acerca de cómo se debería haber actuado o dejado de actuar, que uno todavía no sale de su asombro. Y es que a este asunto es perfectamente aplicable aquel conocido refrán procedente del rico acervo popular español: 'De fútbol y de medicina, todo el mundo opina'. Aunque es bien conocido que lleva tiempo proliferando por los medios de comunicación, tanto virtuales como convencionales, la figura del tertuliano y/o 'twittero' y/o 'bloguero' omnisciente y sabelotodo, que, pese a su en muchos casos limitadísima formación académica, pontifica incluso sobre cualquier ámbito científico cuyos entresijos escapan a la comprensión y al conocimiento del común de los mortales.

Antes de generar alarmismos injustificados y jugar a la politiquería de baja estofa, es el momento de dar la iniciativa y el protagonismo a quienes verdaderamente poseen los conocimientos pertinentes en la materia, tanto para tratar debidamente a la enfermera contagiada y evitar riesgos para el resto de la población, como para investigar los fallos que se hayan podido cometer. Ahora resulta lo más oportuno, precisamente para, entre otros fines, detectar posibles responsabilidades en las mejores condiciones y, en su caso, tomar las correspondientes medidas. Lo contrario es limitarse a intentar pescar en río revuelto, pero sin llegar al necesario fondo de la cuestión que nos sirva para encontrar las adecuadas respuestas y soluciones.

Eso sí, muchos de los que se presentan a sí mismos como los campeones de la solidaridad y ostentadores del monopolio de los buenos y nobles sentimientos humanitarios, los mismos que ahora aseveran que deberíamos haber dejado morir en África a los religiosos españoles infectados de ébola, están quedando perfectamente retratados. Habrá tiempo también de ponerlos en su sitio.