martes, 8 de julio de 2014

'PODEMISMO' JUDICIAL

La justificación por parte de la Audiencia Nacional del intento de asalto al Parlamento catalán (es decir, del golpismo puro y duro) y los insultos, coacciones y agresiones a los representantes políticos elegidos en las urnas es ni más ni menos que una extensión del éxito del 'podemismo' (o 'pablemismo') a la sede judicial. Aunque, ciertamente, no es nada nuevo el hecho de que ciertos jueces promotores del 'uso alternativo del Derecho', por supuesto de tendencia progre, sitúen a la ideología por encima de las mismas leyes y los derechos individuales constitucionalmente reconocidos: solo hay que recordar recientes fallos que, por ejemplo, han llegado a conceder carta de naturaleza legal e incluso constitucional a la nefasta práctica de los 'escraches', eufemismo que se utiliza para definir actos de acoso y ataque a la intimidad personal y familiar.

Eso sí, tan abracadabrante sentencia sirve al menos para poner de nuevo de manifiesto el carácter liberticida del 'podemismo' (en este caso, en su vertiente judicial), como cabría esperar además de tamaña corriente de extrema izquierda; porque, al igual que hiciera días atrás el líder máximo, arremete contra unos 'medios privados' que cometen el pecado de no comulgar con la doctrina ultraizquierdista, o al menos de no bailarle el agua. Lo que nos transmite otra vez la idea que de pluralismo informativo y libertad de expresión tienen los apóstoles del 'podemismo': exactamente la misma que profesan y con tanto entusiasmo ponen en práctica los prebostes y matones del chavismo, su ejemplo a seguir, su faro del mundo (pese a que lo niegue Beatriz Montañez, esa referencia intelectual de la televisión); es decir, esos mismos que se han dedicado a cerrar canales y medios de comunicación no afectos al régimen, a los gritos gorilescos de 'expropiése' y 'está despedido'...

Así pues, que nadie se llame a engaño; que después vendrán los 'madres mías' si, gracias a nuestra aquiescencia o pasividad, consiguen acabar con nuestro sistema democrático y de libertades.