lunes, 11 de noviembre de 2013

ESPAÑOLES, EL PSOE HA VUELTO

El de las rancias proclamas anticlericales, que denuncia los acuerdos con la Santa Sede... siempre que está en la oposición; el del republicanismo de boquilla, que sin embargo desde el Gobierno jamás ha tenido empacho alguno en utilizar la Monarquía para sus intereses partidistas; el de la política económica basada en el intervencionismo, el gasto público desbocado, disparar el déficit y, con todo ello, contribuir a generar paro y, en general, crisis que luego otros deban encargarse de afrontar y arreglar; el que es incapaz de mantener un mismo discurso en toda España sobre la nación y la Constitución, más preocupado de no molestar a unos nacionalismos separatistas ante los que no ha abandonado sus consabidos complejos y con los que aspira a pactar para 'echar a la derecha'; el que cierra sus congresos y conferencias alzando el puño y cantando 'La Internacional', antigualla que llegó a ser adoptada por Lenin como himno oficial de la Unión Soviética, ese histórico faro de la democracia y las libertades... En efecto, nada nuevo bajo el sol. Ha vuelto, si es que alguna vez se ha ido, el PSOE, el de siempre: el que desde la oposición no se para en barras y llega a amenazar la estabilidad institucional con tal de alcanzar el poder, y el que desde el Gobierno arruina la economía y empeora hasta extremos insospechados el panorama político y social.

Lo peor: una supuesta alternativa de Gobierno que, lejos de evolucionar hacia una socialdemocracia moderada y nacional como la alemana, apesta cada vez más a naftalina. Lo mejor: que los españoles, sobre todo los que tengan un mínimo de memoria, sabrán claramente a qué atenerse cuando acudan a las urnas.