lunes, 22 de abril de 2013

¿SON NAZIS LOS LLAMADOS 'ESCRACHES'?

Respecto al debate acerca de si resulta exagerado, o incluso ofensivo, calificar de nazis a los eufemísticamente llamados 'escraches', uno prefiere denominar como totalitarios, así en general, a este tipo de acosos, coacciones y persecuciones. Porque, al igual que en efecto los llevaban a cabo los nacionalsocialistas contra los judíos en la Alemania de los años 30 (antes de empezar a exterminarlos años después, claro), también, por ejemplo, los protagonizaban los batasunos en el País Vasco contra los políticos 'españolistas' y sus familiares en los peores años del terrorismo etarra, y así siguen procediendo los esbirros y matones de la dictadura de los Castro contra los disidentes cubanos. Aunque si atendemos a la ideología de quienes los perpretan, tanto en los dos últimos casos mencionados como en los que tienen lugar en la actualidad, es cierto que deberían denominarse 'comunistas' o 'de extrema izquierda'. Sea como fuere, totalitarios al fin y al cabo.

Pero hete aquí que los movimientos callejeros golpistas y antisistema de la ultraizquierda han entrado en escena para, quizá involuntariamente, terciar en la polémica. Y es que los convocantes de un nuevo asedio al Congreso de los Diputados pretenden, según sus propias indicaciones, 'romper el cordón policial', a buen seguro que lanzando flores para embriagar a los agentes del orden con el suave aroma de la paz. Eso sí, en el caso de que no fueran lo suficientemente persuasivos, instan a ir por toda la ciudad 'de escrache en escrache'; es decir, de acoso en acoso a políticos del PP, rodeando sus domicilios particulares y dedicándoles algún que otro insulto, pero todo muy pacífico. Y además, puesto que es posible que se les haga de noche y es sabido que el alumbrado público se encuentra bajo mínimos por culpa de los salvajes y neoliberales recortes, proponen a los ejemplares 'escracheadores' que porten ¡antorchas! Sí, sí, antorchas... Luego se quejan y se rasgan las vestiduras porque se les compara con los nazis, pero es que les copian hasta la estética. En fin.