martes, 12 de marzo de 2013

'TENÉIS UN HIJO HONESTO'

 
Solo si se abre juicio oral contra él dejará su escaño de diputado el señor Blanco. Vamos, que no se aplica para sí mismo el nivel de exigencia que requería para los demás, para sus adversarios políticos; cuya mera imputación (es decir, su misma situación actual) ya era por sí razón más que suficiente para abandonar sus cargos. El implacable azote de 'corrutos', harto generoso consigo mismo, se cree merecedor de una vara de medir más laxa. Pero tampoco su supuesto líder en el partido parece haber encontrado argumentos de peso para convencerle de su marcha o, directamente, removerle del asiento; aunque en otros casos le bastan unas fotocopias de fotocopias para pedir dimisiones a troche y moche. El fariseísmo de quienes presumen de ostentar una falsa superioridad moral, de nuevo al descubierto.

Aunque bastante tiene ya el todavía Secretario General del PSOE con las rebeliones internas que le han surgido por doquier: en Galicia, en Cataluña, hasta en Ponferrada, donde le han tomado literalmente por el pito del sereno. Porque solo faltaba que el mismísimo Blanco le respondiera también con una butifarra al modo 'ponferradino': ya puedes darme de baja del PSOE que me agarro igualmente al escaño. Eso, o bien que el propio Rubalcaba está plenamente convencido de la inocencia del gallego; lo que se puede colegir claramente de unas emocionantes palabras que hace poco más de un año, en un mitin, le dedicara a sus sufridos padres. Hélas aquí.
 

'Tranquilos, tenéis un hijo honesto'. Conmovedor, ¿verdad? Respaldo más auténtico y sentido que el mero 'poner la mano en el fuego' por alguien. Esperaremos, pues, acontecimientos.

2 comentarios:

ansiadalibertad dijo...

Bueno, don Pedro Moya, igual son varios hermanos. Dijo que tenían UN hijo honesto...

Sí, no hay nada como ser de izquierdas. Debe ser una gozada eso de que no valga para uno lo que se le reclama a otros.

En cuanto a RuGalcalva, mejor le iba en las letrinas del Estado. Esto se le da fatal y ya hasta los más inquebrantables se le suben a las barbas y la plebe le reconoce como un mentiroso compulsivo.

Un saludo
http://ansiadalibertad28012013.blogspot.com.es/

Pedro Moya dijo...

Muchas gracias por su comentario, amigo. :)